Ayudar

El Santuario vive gracias a las ofrendas de los peregrinos y a la generosidad de sus donantes. Funciona también gracias a los numerosas personas voluntarias que le dedican su tiempo.

    Medios que ponemos a vuestra disposición para ayudar al Santuario:
  • Ser voluntario en uno o en varios acontecimientos o en situaciones especiales.
  • Contribuir con un donativo regular o puntualmente para los distintos proyectos del Santuario.
  • Difundir las noticias del Santuario en las redes sociales, en vuestra parroquia etc.
  • Rezar por las intenciones del Santuario y por los peregrinos que lo visiten.

Difundir

Jubileo de los santos Luis y Celia: ¡Hay que hablar de él en los medios de comunicación, en nuestra casa y entre nuestros amigos!

Recursos

Descargables para difundir en sus redes

Rezar

Los santos Luis y Celia vivieron la santidad en la cotidianidad de su vida conyugal y familiar. Su ejemplo nos puede ayudar a profundizar en nuestra vida de oración.

Venir

El Santuario de Alençon os acoge todos y cada uno de los días del Jubileo. Venid a descubrir, solos o en grupo, los diferentes lugares donde vivió la familia Martin, participando en algún acontecimiento, orando en la capilla o siguiendo los pasos de los santos esposos Martin a través de la ciudad.

slide précédenteslide suivante

¿Qué es un Jubileo?

Un jubileo es una gran fiesta en la que la Iglesia Católica conmemora un acontecimiento o un aniversario especial.
El Papa Bonifacio VIII inauguró el primer jubileo de la Iglesia en 1300. La historia nos muestra el entusiasmo con el que el Pueblo de Dios ha vivido siempre los años jubilares, viendo en ellos, de una forma más intensa, una invitación de Jesús a la conversión. Sin duda, recordaremos todos, de forma particular, el último jubileo de la Misericordia (2015-2016) o el del año 2000.
De la misma manera que el Papa inaugura los Jubileos de la Iglesia universal, cada obispo puede inaugurarlos en su diócesis con motivo de un acontecimiento especial.

¿Por qué un Jubileo en Alençon?

Alençon es el lugar donde se celebró el matrimonio de Luis y Celian-por lo civil en el Ayuntamiento, el 12 de julio a las 22h y, a continuación, en la iglesia de Nuestra Señora, hoy Basílica, por la Iglesia- poco después de su primer encuentro en el puente sobre el río Sarthe de dicha ciudad, en la primavera de 1858.
En Alençon también nacieron sus nueve hijos y vivieron su vida familiar hasta la muerte de Celia en 1877.

La Iglesia ha presentado a los santos Luis y Celia -después de que fueran canonizados por el Papa Francisco, el 18 de octubre de 2015- como ejemplo de lo que hoy debe ser un matrimonio y una familia. En la historia de la Iglesia, son los primeros esposos canonizados juntos.

Este jubileo del 160º de su matrimonio es una oportunidad para que todos los fieles puedan descubrirn-en el mismo lugar donde la vivieron- la vida de los santos Luis y Celia, padres de santa Teresita de Lisieux- la “santa más grande de los tiempos modernos” (San Pío X)- y que aún es poco conocida.

Ganar la indulgencia plenaria

La indulgencia plenaria es un gracia que podemos ofrecer a Dios, bien por nosotros mismos, bien por una persona fallecida. Durante este año jubilar la podemos ganar en el Santuario de Alençon. La indulgencia plenaria borra el desorden causado por el pecado.

Las condiciones exigidas para ganar esta indulgencia plenaria son las siguientes: estar en gracia de Dios, pedir perdón de los pecados, confesarse, recibir la Eucaristía, rezar por las intenciones del Papa y venir en peregrinación al Santuario de Alençon durante el año jubilar.

Peregrinación de las familias

Pèlerinage des familles 2018

Lluvia de rosas

Pluie de Roses 2018